martes, 22 de diciembre de 2009

MISION SAN IGNACIO DE LOYOLA







La misión de San Ignacio fue proyectada entre los Cochimies de la región de Kadakaaman, desde 1706. El Padre Píccolo visitó el sitio varias veces, yendo desde Mulegé en un día de viaje. En 1716, el Padre celebró una novena a la Virgen en la capilla provisional. La única novena, puesto que por falta de personal no se pudo fundar la Misión hasta 1728. El Padre Juan Bautista Luyando tuvo que fundar esa misión, que llegó a ser la más floreciente de California. Dos grandes misioneros estuvieron sucesivamente a cargo de la misión: el Padre Sebastián de Sistiaga de Oaxaca y el Padre Fernando Consag, nativo de Austria.

El Padre Juan Bautista, construyó 8 capillas en las rancherías de los alrededores. Con la ayuda del padre Helen, de la Misión de Guadalupe,
cultivó numerosos tipos de plantas y árboles. En poco tiempo, el cultivo sustituyó a toda la región, gracias a la abundancia de agua y a la fertilidad de las tierras. El Padre construyó un albergue para una escuela secundaria y artesanías para las rancherías lejanas. En las mañanas todos asistían a la Santa Misa, luego al desayuno, y después a las clases de todo tipo de trabajos manuales.

El Padre Consag, en 1733, inició una hermosa iglesia que existe hoy, la cual fue terminada en 1786, por el Padre Dominico Juan Crisóstomo Cómez. Hoy en día la misión de San Ignacio sirve de bien espiritual al Pueblo.

El sitio de la Misión San Ignacio Kadakaamán, fue descubierto por el padre Francisco María Píccolo el 19 de Noviembre de 1716. La Misión dotada por el Padre Juan Bautista Luyando en 1724, fue fundada por el mismo dotador, juntamente con el Padre Sebastián de Sistiaga, el 20 de enero de 1728. Por medio de canales de riego fue introducido, el cultivo de trigo, higos, uvas, dátiles y granadas y se establecieron visitas en San Francisco de Borja. No obstante haber sido abandonada en 1840 por la falta de personal, la iglesia de la misión ha permanecido en uso casi continuó desde aquel año, conservada en su estado original, así como en la mayoría de los demás edificios de la misión.

A 269 kilómetros al norte de Loreto, se encuentra el poblado de San Ignacio, su entrada se localiza en el Kilometro 74 de la Carretera Transpeninsular, a 102 Kilómetros de la Misión Santa Rosalía de
Mulegé. Este poblado cuenta con los servicios básicos, los servicios turísticos más cercanos son los de Loreto.